Category: Depresión

Rollercoaster

Aunque el TB se caracteriza por la presencia de episodios maníacos/hipomaníacos y depresivos, existe un tercer estado anímico donde surgen síntomas de ambos estados: el episodio mixto.

Los episodios mixtos ocurren tanto en el Trastorno Depresivo Mayor como en el Trastorno Bipolar, aunque en TB son asociados a un curso más severo de la condición y a mayor riesgo suicida. Los episodios mixtos suelen ser predominantemente maníacos con síntomas depresivos o predominantemente depresivos con síntomas maníacos, aunque existen episodios con igual cantidad de síntomas mixtos.

Los episodios depresivos con síntomas maníacos suelen ser los más severos. En una investigación realizada por Goldberg y colegas (2009), con pacientes presentando episodio mixto predominante depresivo, se encontró que estos síntomas tienden a ocurrir más frecuentemente en personas que:

  • Comenzaron a presentar TB a una edad temprana (“Early illness onset”);
  • Presentaron alternación rápida entre episodios maníacos y depresivos por mínimo de un año;
  • Tenían historial de intentos suicidas;
  • Reportaron sentir más irritabilidad o elevación del estado de ánimo en el transcurso del año.

Similarmente, el compendio actual de la literatura sugiere que las personas con Depresión Mayor que presentan episodios mixtos depresivos con síntomas maníacos generalmente tienen historial familiar de TB y muestran un curso de la condición característico de TB, por lo cual frecuentemente se realizan cambios a su diagnóstico (Swann, Lafer, Perugi et al., 2013).

¿Cómo se presentan los episodios mixtos?

Los síntomas de polaridad opuesta que predominan durante un episodio anímico depresivo o maníaco pueden hacer un episodio mixto parcial (presentando de 1 a 3 síntomas) o un episodio mixto completo (4 o más síntomas).

Según Goldberg et al. (2009), los síntomas maníacos más frecuentemente reportados por pacientes con episodio mixto depresivo son la distracción y la fuga de ideas, así como agitación psicomotora — un nivel de actividad intenso en el cual se realizan conductas sin aparente finalidad (por ejemplo: caminar de un lado a otro). Mostrar ánimo irritable y sentir necesidad constante de hablar (también conocido como “habla presionada”), también son síntomas maníacos comunes durante un episodio predominantemente depresivo. De igual manera, una reducción en la necesidad para dormir, acompañada de un aumento en energía y en la cantidad de actividades dirigidas realizadas, tiende a predecir un cambio diagnóstico de Depresión Mayor a TB.

Síntomas depresivos prevalentes durante un episodio maníaco:

  • Ánimo disfórico (irritable y triste)
  • Ansiedad
  • Culpa excesiva
  • Prevalencia de lo suicida (“Suicidality”)

Los episodios maníacos mixtos son parecidos a los episodios depresivos con agitación, aunque la presentación de síntomas de ansiedad y depresión es más severa. También muestran irritabilidad más intensa, hiperactividad por agitación y alteraciones en las funciones cognitivas.

Síntomas prevalentes en cualquier polaridad:

Goldberg et al. (2009) identificaron una serie de síntomas y tendencias predominantes durante un episodio mixto de cualquier polaridad:

  • Ansiedad
  • Preocupación
  • Autocrítica negativa (juzgarse a sí mismo de forma severa; baja autoestima)
  • Aumento considerable en energía
  • Hiperactividad
  • Pensamientos acelerados o “racing thoughts”

Psicosis

La psicosis (ej. alucinaciones, pensamiento delirante, entre otros) se asocia a severidad de la condición y tiende a prevalecer durante la manía, aunque también surge durante episodios depresivos. Según Goldberg et al. (2009), la psicosis tiende a ser incongruente con el estado de ánimo prevaleciente durante un episodio mixto.

Riesgo Suicida y Manejo del Ánimo

Debido a la prevalencia y severidad de síntomas como la irritabilidad, la depresión, la ansiedad y la hiperactividad, los episodios mixtos predominantemente depresivos son asociados a mayor riesgo suicida, especialmente en aquellas personas que viven con TB Tipo II, donde los episodios mixtos depresivos ocurren tres veces más frecuente que en la depresión unipolar (Solé, Garriga, Valentí & Vieta, 2017). No obstante, ambas condiciones aumentan el riesgo de experimentar depresión severa y conducta suicida, por lo cual es importante continuar vigilantes a las señales de alerta al suicidio.

suicide-warning-signs

Señales de alerta ante el suicidio. Aunque no son exclusivas a TB, muchas de ellas prevalecen durante los episodios mixtos. Si usted o algún conocido se encuentra en crisis, puede llamar a la Línea PAS (1-800-981-0023) o al National Suicide Prevention Lifeline (1-800-273-TALK)

Para manejar efectivamente la intensidad anímica detrás de los episodios mixtos, es importante conocer y monitorear los síntomas que surgen durante cada episodio y los eventos asociados a tales cambios. Mantener un registro del estado de ánimo es una estrategia útil para identificar alteraciones a la rutina asociadas al inicio de síntomas y así poder crear un plan de manejo efectivo.

daily-mood-chartEjemplo de un registro del estado de ánimo. Estos registros permiten identificar eventos que impactan adversamente el ánimo y que pudieran iniciar un episodio. 📷 moodsurfing.com

Los episodios mixtos son eventos complejos, pero manejables — si bien ameritan un manejo más detallado y un tratamiento consistente.

Referencias

Goldberg, J., Perlis, R., Bowden, C., Thase, M., Miklowitz, D., & Marangell, L. et al. (2009). Manic Symptoms During Depressive Episodes in 1,380 Patients With Bipolar Disorder: Findings From the STEP-BD. American Journal Of Psychiatry, 166(2), 173-181. http://dx.doi.org/10.1176/appi.ajp.2008.08050746

Solé, E., Garriga, M., Valentí, M., & Vieta, E. (2016). Mixed features in bipolar disorder. CNS Spectrums, 22(02), 134-140. http://dx.doi.org/10.1017/s1092852916000869

Swann, A., Lafer, B., Perugi, G., Frye, M., Bauer, M., & Bahk, W. et al. (2013). Bipolar Mixed States: An International Society for Bipolar Disorders Task Force Report of Symptom Structure, Course of Illness, and Diagnosis. American Journal Of Psychiatry, 170(1), 31-42. http://dx.doi.org/10.1176/appi.ajp.2012.12030301